IMG_0006

La cabalgata de Reyes de Parla se vió adornada con un paisaje poco navideño, montañas de bolsas de basura acumuladas en torno a los contenedores por la huelga de la empresa municipal de limpieza, algo que hizo que los vecinos se preguntaran cómo van a recoger los caramelos del suelo “si todo da asco”.

Los trabajadores de la empresa de limpieza viaria y recogida de basuras de Parla, Garbialdi-Sadifer, llevan de huelga “oficial” desde el 1 de enero, ya que no han cobrado la paga extra de Navidad ni la nómina del mes de diciembre.

Pero ya durante diciembre comenzaron a no prestar el servicio con normalidad, porque no recibieron la nómina de noviembre hasta el día 19, lo que fue catalogadopor diferentes grupos como una huelga “encubierta” y por el Ayuntamiento de Parla como una “dejación de funciones”.

Por ello,IMG_0005 el aspecto de muchas de las calles de Parla es realmente sucio, hasta el punto de que por algunas zonas cuesta transitar por la acumulación de bolsas y de desperdicios diversos por el suelo.

Recogemos algunos de los comentarios delos vecinos de la localidad:

“Por mi calle no se puede ni andar. Las cucarachas ya se cuelan por debajo de la puerta. Menudo ejemplo para los niños. Muy bonito. Es una vergüenza, pero por desgracia es el día a día de Parla”, criticaba un hombre sensiblemente enojado.

“Yo pago religiosamente mis impuestos, porque si nos retrasamos nos cobran más. Y mira en cambio lo que hacen los que gobiernan. La porquería que hay hoy por las calles es la misma que dejó Tomás Gómez en el Ayuntamiento”, censura una mujer de mediana edad.

La alcaldesa de Parla, Beatriz Arceredillo, ha anunciado que si la huelga no cesa, recurrirán a los servicios de la empresa pública del Ministerio de Medio Ambiente, yaque han ofrecido un calendario de pagos a Garbialdi-Sadifer y ha asegurado que les han pagado dos facturas durante el mes de diciembre.

IMG_0002

Mientras tanto, las calles de la ciudad presentan pintadas como “alcaldesa y Garbialdi-Sadifer cómplices” y las escenas de quema de contenedores y de montañas de basura, que hacen necesaria la intervención de los bomberos, comienzan a convertirse en norma.

Fuentes: Agencia EFE y La Vanguardia