Pedro Sánchez quiere llevar al Congreso a lo largo de este año “diez acuerdos de país” entre los que se encuentra una propuesta para el sostenimiento del sistema público de pensiones.

La propuesta que el PSOE ha guardado con celo para que el secretario general la presentara en un desayuno informativo incluye un aumento de los ingresos públicos a través de dos impuestos finalistas: un gravamen sobre las transacciones financieras y un impuesto a la banca.

“Si los españoles hemos tenido que rescatar al sistema financiero es justo pedir al sector financiero que contribuya a sostener el sistema público de pensiones”, ha expresado Sánchez en su reaparición tras el parón navideño.

El PSOE considera que hay que “abrir nuevas vías de financiación” de las pensiones más allá de las cotizaciones a la Seguridad Social. Además, los socialistas no quieren que se suban esas aportaciones para no “encarecer” el coste del trabajo.

Sánchez ha asegurado que su propuesta la defienden algunas instituciones internacionales “nada sospechosas de radicalidad” entre las que ha citado a la UE y que las han puesto en marcha gobiernos como el de Reino Unido o el de Francia.

El líder socialista ha calificado de “perversión” del sistema de pensiones la gestión del Gobierno de Mariano Rajoy, que ha dilapidado el Fondo de Reserva. El Tesoro prestará 15.000 millones de euros para las pensiones. “E stamos pagando con recursos que tendrán que pagar las generaciones venideras las pensiones de hoy”., ha reprochado Sánchez.

 Por eso los socialistas plantean una modificación del sistema que suponga una racionalización del gasto valorado en 4.347,83 millones de euros y un aumento de ingresos de 2.745, 28 millones de euros recaudados fundamentalmente a través de esa “nueva cesta de impuestos” finalistas.

El PSOE incluye esa propuesta en un paquete de diez “acuerdos de país” en los que trabajará con colectivos sociales hasta mayo y que llevará al Congreso entre junio y diciembre. Esas medidas pasan también por un acuerdo educativo -en el que el Parlamento ya trabaja-, el ingreso mínimo vital que ya era una de las medidas estrella de Sánchez en las generales o la lucha por la igualdad de género, entre otras.

“PP y Ciudadanos comparten al 100% el ideario”

Sánchez llevará esas iniciativas al Parlamento a pesar de denunciar el “bloqueo” que sufren las iniciativas por parte de PP y Ciudadanos y ha asegurado que si se empeñan en frenarlas formarán parte del futuro “contrato” que el PSOE firme con los ciudadanos en las urnas.

El líder socialista ha asegurado que esta legislatura es la de las “oportunidades perdidas” y que ya no da “más de así”. Además, ha cargado contra el Gobierno por su inmovilismo y contra Ciudadanos por apoyarlo. A ambos partidos les ha acusado de estar en una “guerra fría de poder” por el “reparto de escaños”. “No es ideológica. En ideología PP y Ciudadanos comparten al 100% el ideario”, ha sentenciado.

Pero Sánchez no solo carga contra el que fue su socio hace dos años en su investidura fallida sino que también se ha alejado de Pablo Iglesias. De ser su “socio preferente” nada más imponerse en las primarias y de crear un espacio de coordinación parlamentaria que apenas pasó de la primera reunión, el PSOE se ha desvinculado. “No tenemos ninguna sociedad”, dijo el secretario de Organización, José Luis Ábalos, en la rueda de prensa de balance del año.

Sánchez: Podemos no defiende la soberanía nacional

“La pregunta debería ser si hemos sido considerados un socio preferente para el partido de Pablo Iglesias”, ha dicho Sánchez, que ha asegurado que Unidos Podemos “siempre se ha alineado con el bloque independentista: “Votó en contra de mi investidura, impulsó con el apoyo de los independentistas una moción de censura y expulso al PSC del Ayuntamiento de Barcelona”.

Así, Sánchez ha cuestionado el compromiso de Iglesias con la unidad de España: “Comparto la consternación [con los votantes de Unidos Podemos] porque no ha defendido la soberanía nacional”, ha afirmado.

En el apartado postelectoral de Catalunya, Sánchez ha instado a las fuerzas independentistas a gobernar para el 100% de los catalanes y no para el 47% que las han votado. Además, ha recordado que no tienen “mayoría social para imponer unilateralmente su agenda”.

También ha desvelado que la vencedora de los comicios del 21D, Inés Arrimadas, no se ha puesto en contacto con el líder del PSC, Miquel Iceta, para intentar recabar su apoyo para la presidencia del Parlament. Ciudadanos quiere ocupar ese puesto como fuerza más votada pero los socialistas creen que no es una propuesta en serio si no la negocian siquiera con los socialistas, que están dispuestos a apoyar al candidato de Ciudadanos. “Están en otro tipo de estrategias”, ha dicho el líder socialista que ha recordado que “la campaña ha terminado”.