La Comunidad de Madrid destinará 700 millones de euros hasta 2019 al nuevo Programa de Inversión Regional -antiguo Plan PRISMA- que permitirá a los municipios que acrediten una especial dificultad económica destinar hasta el 90 de su asignación a gasto corriente.

Su objetivo es el desarrollo de actuaciones consistentes en obras de infraestructuras, equipamientos y zonas verdes y suministros que tengan la consideración de inversión, entre ellos los relacionados con la modernización administrativa, así como sufragar gastos corrientes municipales”.

Sobre este último asunto, ha detallado que el programa establece que los ayuntamientos puedan destinar el 25 % de su asignación a sufragar gastos corrientes (personal, servicios….).

Este porcentaje, sin embargo, puede incrementarse hasta el 90 por ciento si el municipio acredita “razones excepcionales” basadas en circunstancias objetivas de índole social, económica o de interés público.

Este incremento será solicitado a través de acuerdo del Pleno municipal y persigue que los vecinos de municipios con graves problemas económicos puedan seguir recibiendo servicios en buenas condiciones

Está financiado por la Comunidad, que aportará 700 millones en el periodo 2016-2019, y por los ayuntamientos, que deberán aportar un porcentaje de su asignación económica en función de su población.

Según ha informado la consejería, esta cantidad será de al menos el 1 % para los municipios de entre 2.500 y 5.000 habitantes y deberá alcanzar como mínimo el 10 % en las localidades de más de 5.000 habitantes.

En ambos casos, el tope de aportación municipal será del 50 % de su asignación, y como novedad esto no se aplicará a los municipios de menos de 2.500 habitantes.

Para calcular la asignación económica de la Comunidad a cada municipio, el programa tendrá en cuenta varios criterios como la renta per cápita, el paro registrado, la población, el grado de protección ambiental, el patrimonio histórico artístico, los ingresos y su porcentaje de población inmigrante.

Otra de las novedades es que los ayuntamientos pueden asumir la gestión integral de las obras y servicios que realicen con cargo al mismo, siguiendo las prescripciones técnicas y de procedimiento fijadas en el decreto y comunicando cualquier incidencia relevante en el desarrollo del proyecto para percibir la aportación regional.

En un principio lo lógico es pensar que el Ayuntamiento de Griñón destine el 75% de la partida económica de este programa a la reestructuración de los colectores para evitar futuras inundaciones  y el  25 % restante de su asignación sea destinado a las mejoras de calles como el asfaltado, zonas verdes, jardines etc.

Ver mas.. B.O.C.M.