Navalcarnero solicita al Ministerio de Hacienda un plan de refinanciación que reduzca los intereses de la deuda del cinco al uno por ciento

Esta reducción del tipo afectaría a los 48,4M€ pendientes por pagar de los mecanismos de pago a proveedores, parte de la desproporcionada deuda generada por el anterior Gobierno del Partido Popular.

 

El Pleno del Ayuntamiento de Navalcarnero ha aprobado por unanimidad de los concejales asistentes solicitar al Ministerio de Hacienda y Función Pública que aplique una reducción de intereses (del 5% al 1%) para las cantidades pendientes por pagar de los mecanismos de pago a proveedores a los que se había acogido el anterior Gobierno del Partido Popular.

Esta medida ya ha sido contemplada por el Gobierno de la Nación, por medio de una resolución del Ministerio de Hacienda, y va dirigida a Ayuntamientos que no se hubieran acogido antes a un plan de refinanciación con un tipo de interés bajo, como es el caso de Navalcarnero.

La resolución a la que pretende acogerse Navalcarnero contempla una carencia de dos años y una refinanciación al 1% durante diez años.

Esta medida supondrá un importante ahorro para el Ayuntamiento de Navalcarnero, pasando de 2,3 millones anuales de interés -que se pagan actualmente- a menos de 500.000 euros anuales, que se pagarán una vez se apruebe la solicitud.

La mencionada solicitud requería además una modificación del plan de ajuste vigente para aceptar el compromiso de dotar con un 2% del presupuesto de gasto no financiero como fondo de contingencia. Al mismo tiempo, el Ayuntamiento debe aceptar las medidas que interponga el Ministerio en el caso de que se pueda incumplir el plan de ajuste.

Deuda y viabilidad financiera

Esta última medida propuesta por el actual Gobierno de Navalcarnero, a través de su Concejalía de Hacienda, vuelve a estar encaminada a reducir la enorme carga de intereses generados por la deuda que mantiene Navalcarnero y que supera los 220 millones de euros.

En este sentido, tras una negociación con varias entidades financieras, el Gobierno aprobó en 2016 una refinanciación de la deuda bancaria que supone un ahorro de casi 6 millones de euros para los navalcarnereños, medida que fue aprobada en el Pleno pero que en esa ocasión contó con los votos en contra de los concejales del Partido Popular.

Viabilizar la situación económica del municipio ha sido y es uno de los principales objetivos del nuevo Gobierno. Cabe recordar que Navalcarnero ocupa por desgracia uno de los primeros puestos en el ranking de deuda pública tras una gestión del Partido Popular que se prolongó durante 20 años, que ocasionó un grave perjuicio a las arcas municipales y cuyos efectos nocivos sufrirán los navalcarnereños durante décadas.

Pese a ello, durante los dos primeros años de mandato (formado por el PSOE, Cambiemos y el concejal independiente Juan Santos Benito, encargado de la cartera de Hacienda), el nuevo Gobierno ha conseguido equilibrar los presupuestos, reducir el gasto sin eliminar servicios -incluso mejorándolos- y cumplir trimestralmente con el principio de estabilidad presupuestaria y con la regla del gasto. Esto se tradujo en un importante hito cumplido en el ejercicio 2016, donde por primera vez en muchos años el Ayuntamiento cerró el ejercicio con superávit, siendo este de 2,3 millones de euros.