El vicesecretario de Organización y Electoral del Partido Popular, Fernando Martínez-Maillo, ha apostado hoy por el diálogo y el entendimiento entre las fuerzas políticas presentes en el Congreso de los Diputados, pero ha advertido que el PP no puede “gobernar aplicando el programa de otros partidos políticos”.

Durante una entrevista ayer en Un café con Susanna, de Antena 3 TV, Martínez-Maillo ha insistido en que es necesario “un Gobierno que gobierne” y ha recordado que en el acuerdo de investidura firmado entre el Partido Popular y Ciudadanos “no aparece la palabra derogar en ninguna de esas 150 medidas”, “sí la palabra mejorar”.

DIÁLOGO ENTRE TODOS

En este sentido, Martínez-Maillo se ha referido al multipartidismo surgido tras las elecciones generales y que convierte el “diálogo entre todos” en “el eje fundamental de los próximos cuatro años”.

Por ello, el dirigente popular ha confiado en que el Partido Socialista haga una oposición “responsable y constructiva”. “No podemos convertir el Parlamento en esta etapa en una competición para ver quién hace más oposición al Gobierno”.

Tras destacar la importancia de los PGE, el vicesecretario de Organización y Electoral del PP ha señalado que “ahora nos vamos a centrar fundamentalmente en tratar de convencer desde el diálogo y desde la negociación, pero sin renunciar a nuestros planteamientos”. 

“REIVINDICO EL TRABAJO DE LOS ACTUALES MINISTROS”

Por otro lado, Fernando Martínez-Maillo se ha mostrado convencido de que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, “va a hacer el mejor de los gobiernos posibles para seguir avanzando y haciendo reformas, con esa actitud de diálogo, no sólo con Ciudadanos, sino también con el resto de formaciones políticas”.

Al mismo tiempo, el vicesecretario del PP ha reivindicado el trabajo de los actuales ministros “porque ha sido complicado y en un momento de máxima dificultad”.

FOMENTO DEL ODIO

Por último, Fernando Martínez-Maillo ha mostrado su apoyo al presidente de Nuevas Generaciones de Vizcaya, Nacho Toca, y ha denunciado que en algunas “capas” del País Vasco y de Navarra aún se fomenta el odio y se pretende hacer un relato de la historia completamente distinto a lo sucedido.