La policía corta la calle de acceso a la fábrica de Coca Cola en Fuenlabrada y carga contra trabajadores

A las siete y media de esta mañana llegaban varios coches de la policía nacional y avisaban a los trabajadores acampados de que se iba a cortar la calle, una vía que desemboca en la carretera M 407, que une con Leganés.  Varios se mantenían en el campamento y daban la voz de alarma: la policía cortaba la calle para que operarios de le empresa entrarán a desmantelar la fábrica, a pesar de la sentencia que obliga a readmitir en el mismo centro.

Más de un centenar de personas se han congregado finalmente al principio de la calle, pero el momento más tenso ha sido a mediodía, cuando los trabajadores han intentado romper el cordón policial y los agentes han cargado contra ellos. Tres heridos, con contusiones leves y algún desmayo, además de un detenido ha sido el resultado de unos momentos especialmente delicados, con una fuerte tensión.

Juan Carlos Asenjo, de CCOO de Coca Cola Fuenlabrada, afirmaba que su sindicato presentaría una queja ante la Delegación del Gobierno porque haya utilizado a la policía nacional para defender a una empresa que incumple un auto judicial. Cree que Coca Cola realiza hechos consumados. Desmantela la empresa para después decir que no se pueden reincorporar allí a los trabajadores, tal y como indica el auto judicial.

Asenjo se ha mostrado molesto con el gobierno municipal de Fuenlabrada por la presencia de la policía local. Desde el Consistorio se argumenta que los agentes fuenlabreños sólo están para evitar problemas de tráfico ante el corte  de la calle con la M 407.

Representantes regionales de IU y UPyD han asistido a la concentración protesta de los trabajadores y pedían la implicación del gobierno regional y actuar para que la empresa cumpla la sentencia. En la misma línea de denuncia contundente estaba la Secretaria General de CCOO en la zona sur. Isabel Martínez. Según los sindicatos hasta el próximo jueves se mantendrá el cordón policial y la llegada de operarios de Coca Cola para desmantelar del todo la fábrica.

Fuente: Cadena SER