El Ayuntamiento de Humanes de Madrid se suma al Día Mundial de la Concienciación sobre el Autismo

Ayuntamiento de Humanes
Ayuntamiento de Humanes

Este sábado, 2 de abril, se celebra en todo el mundo el Día Mundial de la Concienciación sobre el Autismo, según resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas del año 2007. Por ello, el Ayuntamiento de Humanes de Madrid se suma a la iniciativa internacional “Ilumínalo de azul” (“Light it up blue”), que pretende aumentar la sensibilización social acerca del autismo, y apoyar la lucha por la inclusión, tolerancia y respeto de las personas con este trastorno entre la población.

Muchos lugares y edificios emblemáticos como la Torre Eifel (París), el Empire State Building (Nueva York), La Cibeles y la Puerta de Alcalá (Madrid), la Catedral de Santiago de Compostela (La Coruña), las Casas Colgadas (Cuenca) y otros miles de monumentos y lugares de todo el mundo –entre ellos, el Ayuntamiento de Humanes de Madrid- se iluminan con el color azul durante esta noche -del 1 al 2 de abril-, dado que este color representa al autismo y la lucha por conseguir su inclusión social.

El autismo es un trastorno neurológico complejo que generalmente dura toda la vida. Es parte de un grupo de trastornos conocidos como trastornos del espectro autista. Actualmente se diagnostica con autismo a 1 de cada 68 individuos y a 1 de cada 42 niños varones, haciéndolo más común que los casos de cáncer, diabetes y SIDA pediátricos combinados.

Se presenta en cualquier grupo racial, étnico y social, y es cuatro veces más frecuente en los niños que en las niñas. El autismo daña la capacidad de una persona para comunicarse y relacionarse con otros. También, está asociado con rutinas y comportamientos repetitivos, tales como arreglar objetos obsesivamente o seguir rutinas muy específicas. Los síntomas pueden oscilar desde leves hasta muy severos.

Los trastornos del espectro autista se pueden diagnosticar formalmente a la edad de 3 años, aunque nuevas investigaciones están retrocediendo la edad de diagnóstico a 6 meses. Normalmente son los padres quienes primero notan comportamientos poco comunes en su hijo o la incapacidad para alcanzar adecuadamente los hitos del desarrollo infantil. Algunos padres explican que su hijo parecía diferente desde su nacimiento y otros, que iba desarrollándose normalmente y luego perdía aptitudes.