vertidos ilegales en Griñón

Han pasado 14 meses desde que se pusiera en marcha la “Comisión Especial de investigación” sobre vertidos ilegales a el Arroyo del Prado y aún no se sabe nada al respecto.

Algunos vecinos se preguntan si hay algún dato acerca de la investigación sobre vertidos ilegales haciendo referencia al pleno celebrado en Abril de 2016 donde se aseguraba que la información se haría pública y hasta el momento no ha sido así. ( Véase artículo al respecto )

El origen

El arroyo del Prado (más conocido como el arroyo de las Suertes) lleva años acumulando aguas fecales, unos 169 metros cúbicos diarios, debido a que el anterior equipo municipal, del PP, ‘olvidó’ construir 217 metros de un colector que debería haber llevado los residuos que generan algunos ámbitos de la localidad (como una residencia de ancianos, una urbanización, la piscina municipal y un centro comercial) a una estación depuradora de aguas residuales (EDAR).

En lugar de eso, las aguas fecales desembocan directamente en el arroyo, generando un olor “insoportable” en las inmediaciones.

Ubicación del arroyo que sufre los vertidos en Griñón.
Ubicación del arroyo que sufre los vertidos en Griñón.

El caso legó a la Fiscalía de Medio Ambiente, que investiga varios delitos, entre ellos si se cometió falsedad en documento público y malversación, ya que los certificados de la obra firmados por el entonces arquitecto municipal avalaban que se habían hecho los 217 metros que faltan. Además, la Comunidad de Madrid (a través del plan Prisma) financió la totalidad del proyecto.

El Ayuntamiento de Griñón, ha tenido que pagar multas que han llegado desde la Confederación Hidrográfica del Tajo, amén de que solucionar el problema también acarreará gastos. El Consistorio negocia con Canal de Isabel II completar el colector, unos trabajos valorados en 979.000 euros “que probablemente acabarán pagando los vecinos con una cuota suplementaria”, así lo señaló un portavoz municipal.

El colector general de saneamiento de la zona nordeste se construyó hace 16 años.

La obra fue adjudicada por 38,9 millones de pesetas (234.000 euros) a la empresa Construcciones Valle S.A. en octubre del año 2000. El proyecto fue financiado por la Comunidad de Madrid, que ofrecía 57 millones de pesetas (342.000 euros). El colector fue recepcionado en noviembre de 2001 por el entonces arquitecto municipal, Juan Guzmán Pastor, y el concejal de Obras y Medioambiente, José Ramón Navarro Blanco (que luego sería alcalde hasta 2011). “Algo incomprensible dado que dicha obra nunca se llegó a terminar”, señalan desde el Ayuntamiento.

Vertidos ilegales al arroyo de las Suertes, en Griñón.
Vertido del arroyo de las Suertes, en Griñón.

Faltan 217 metros, la conexión final que enlaza a otro colector que lleva los residuos a una estación depuradora de aguas residuales (EDAR). En su lugar, una tubería abierta vierte las aguas fecales directamente al arroyo, a la altura del Camino de Humanes, muy cerca de los terrenos de agricultores del municipio y del humedal Laguna del Cerro del Rayo. Dos años después, en julio de 2002, el Ayuntamiento del PP aprobó un sobrecoste de la obra por 23.123 euros por unos problemas en el subsuelo de uno de los viarios del colector. La de Construcciones Valle había sido la oferta más económica de las siete que se presentaron al concurso.

Crecimiento del municipio y la primera multa

Griñón creció rápidamente en aquellos años. El colector da servicio a varios chalés de la urbanización La Sota y la avenida de la Paz. Unas 39 viviendas, según el Ayuntamiento, hicieron mal sus conexiones en las redes de evacuación, ya que debería haber dos: por un lado las de las aguas fecales y por otro la de las aguas pluviales. Sin embargo, la primera está unida a la segunda, convirtiendo esta última en fecales, que van a parar al colector general. En 2001 llegaría la residencia de ancianos Tercer Milenium y la piscina municipal cubierta, que cuenta con gimnasio, y un Mercadona, que según el Consistorio también llevan años “vertiendo al arroyo aguas fecales y componentes químicos”.

Los problemas llegaron una década después.

La Confederación Hidrográfica del Tajo puso en septiembre de 2011 una multa de 6.000 euros por los vertidos ilegales. En 2015, tras la denuncia del Seprona, la confederación volvió a inspeccionar la zona amenazando con nuevas sanciones. Es cuando el nuevo equipo de gobierno (los independientes que sustituyeron al PP) se dio cuenta de la magnitud del problema.

Un informe del Canal de Isabel II realizado en mayo de 2016 revela que el colector solo mide 823,44 metros, cuando los certificados de obra del Consistorio (que avalaron el pago de las facturas a la adjudicataria) dicen que se hicieron 1.040,95 metros. Comprobando que faltan 217 metros.

Final del colector en el arroyo.
Final del colector en el arroyo.

La denuncia inicial habla de varios delitos presuntamente cometidos por el exarquitecto municipal, el exconcejal de obras (luego fue alcalde), por exdirector de al obra y por los administradores de la empresa adjudicataria: prevaricación por omisión (se ha permitido el vertido durante años sin restablecer la legalidad), prevaricación continuada (se ha permitido la conexión al colector de diversas actuaciones urbanísticas sabiendo que estaban mal hechas), falsedad en documento público (certificaciones de obra que no coinciden con el proyecto final), malversación de caudales públicosapropiación indebida y delito ecológico. Ahora la fiscalía deberá determinar en su investigación qué delitos se han cometido.

979.000 euros para solucionar el problema

El último informe del Canal de Isabel II, fechado el 5 de septiembre de 2016, certifica que el colector está provocando vertidos ilegales continuos al arroyo y que la red de alcantarillado municipal “tiene conectadas sus aguas fecales de manera indebida a dicha infraestructura”.

La única solución es la construcción de un nuevo colector unitario “a lo largo de la avenida de los Andaluces”.

El Canal cuantifica estas obras en un presupuesto inicial de 979.785 euros. Es solo el principio. El Canal señala que estas obras para solucionar lo de las aguas fecales implican un proyecto más ambicioso para renovar la red de alcantarillado del municipio valorado en 4,6 millones de euros.

Seguimos a la espera de noticias…