Griñón se une a la demanda de varios municipios del sur de la Comunidad de Madrid (Parla, Batres, Casarrubuelos, Cubas de la Sagra, Serranillos del Valle, Torrejón de la Calzada y Torrejón de Velasco) en la que han solicitado al Ministerio de Fomento que reforme la A-42 (autovía de Toledo) a su paso por las localidades.

José María Porras - Alcalde Griñón
José María Porras – Alcalde Griñón

José María Porras considera prioritaria la modificación de los carriles además de la ampliación de las líneas C4 y C5 de cercanías.

La petición remite a que la primera llegue a Griñón y que la segunda conecte Humanes con esta localidad y con Illescas.

Estos desarrollos activarían la puesta en marcha de nuevos proyectos industriales, también nos facilitaría desarrollar la actividad industrial actual, terciaria o comercial de los empresarios, ya que conocemos las carencias en cuanto a infraestructuras de comunicación que también dificultan la movilidad a nuestros vecinos que carecen de vehículo propio o incluso de los trabajadores que acuden diariamente a sus puestos de trabajo a través de medios de transporte interurbanos. 

Tras la reunión de ayer en el Ministerio de fomento cree que las negociaciones van por buen camino y desde el Ministerio se han comprometido a estudiar las peticiones e intentar dar una solución rápida y viable.

Con esta propuesta queremos conseguir que Griñón sea un referente atractivo para atraer nuevas empresas a la localidad, incluso estudiar posibles beneficios fiscales para las nuevas empresas que contribuyan a la creación de puestos de trabajo que beneficien a las personas desempleadas de la localidad, añade el edil.

Recordamos que el alcalde de Parla, Luis Martínez Hervás (PP), ha sido el elegido para encabezar la petición a Íñigo de la Serna, instando a pasar de dos a tres carriles para solucionar la elevada congestión del tráfico.

Martínez Hervás envió el pasado 20 de enero una carta para concretar una cita con el ministro De la Serna. En la misiva insta a «buscar una solución sobre la A-42» porque, aseguran, está «totalmente abandonada».