Este año 2015 supone una verdadera batalla electoral para los partidos políticos, ya que el próximo mes de mayo son las elecciones municipales y autonómicas y ya se empieza a ver cómo gobiernos de los ayuntamientos empiezan a vender la gestión municipal con clara visión electoralista en muchos casos.

En Torrejón de la Calzada, el Gobierno Popular ha buzoneado publicidad del Ayuntamiento con claro trasfondo electoralista. Los vecinos se han encontrado con una guía comercial con la foto del alcalde, un calendario de 2015 y un boletín municipal.
Calendario T Calzada
Desde GLITC han solicitado mediante escrito el coste que estos gastos publicitarios ha supuesto a las arcas municipales. Tras gestiones largas, finalmente accedieron a ella.
La propuesta de gasto tiene por objeto “Calendarios 2015, guías comerciales y otros trabajos de cartelería” y supone la cifra de 9.000 euros. 

La portavoz adjunta, Inmaculada Blázquez señala que, ”parece que debido al fracaso de su gestión, el Partido Popular ha decidido utilizar la publicidad como sustituto de la política para intentar comprar voluntades o votos”.

Inma Blazquez
“Son jugadores de ventaja porque saben que nadie va a tener dinero para poderles contestar” y “han orquestado la precampaña del candidato y de su partido pagada con fondos públicos”, porque una vez que se convoquen elecciones está prohibida la publicidad institucional y política.
Está claro que el momento actual es el más idóneo, después de todos los casos de presunta corrupción que apuntan al PP y justo cuando tiene que rendir cuentas y hacer balance de su nefasto gobierno”
Mientras otras Administraciones ajustan el presupuesto, el PP en Torrejón de la Calzada gasta el dinero público a manos llenas, pero no en cosas importantes como la inversión pública para crear puestos de trabajo, sino en el autobombo.
Todos los vecinos merecen saber cuánto se está gastando y hasta dónde piensa llegar con el dinero público.
No parece de recibo que el alcalde, Eusebio García, utilice este tipo de artimañas electoralistas con tanta antelación, si no fuera porque las encuestas que maneja el PP no le son demasiado favorables y el Gobierno municipal ha decidido adelantar la precampaña. Nos esperan, por lo tanto, unos largos meses de soportar mensajes electoralistas que traten de vender una gestión a todas luces deficiente.
Esperemos que, al menos, el Gobierno municipal no esquilme las arcas públicas en una precampaña que podría ser hasta inmoral. Es intolerable y una perversión electoral “que desde el Ayuntamiento se publiciten cuestiones que nada tienen que ver con la propia lógica del Ayuntamiento, apuntan desde GLITC