DCIM101GOPRO

Se derriban los estudios de TVE en El Paseo de La Habana, adiós al plató donde nació la TV en España

El edificio donde nació la televisión en España ya es historia, las piquetas derriban estos días el mítico chalet ubicado en el número 75 del madrileño Paseo de La Habana en el que arrancó sus emisiones TVE.

Llevaba una década vacío, casi abandonado. Incluso con algunas ventanas abiertas, ya sin cristales, con las cortinas tambaleándose al ritmo que marcaba el viento.

En su interior, el 28 de octubre de 1956 empezó a emitir Televisión Española, lo hizo con una misa, un popurrí de bailes regionales, un recital de piano y unas cuantas actuaciones musicales.

Franco no quiso asistir al sarao porque no confiaba mucho en este invento.

En su lugar, asistió el Ministro de Información y Turismo,Gabriel Arias Salgado, quien fue responsable del arranque de nuestra televisión pública. Eso sí, tuvo que repetir su discurso hasta tres veces, pues los novatos técnicos no lograban filmarlo bien.

En un minúsculo estudio, TVE empezaba a experimentar con los rudimentos de la televisión.

La cadena, en sus inicios, no tenía informativos, ni reportajes, sólo contaba con programas de variedades: música, humor, teatrillos y algo de zarzuela.

Cualquier formato de varietés tenía cabida con tal de entretener a la audiencia. De aquella época de pan y circo, no quedan casi documentos; cada minuto se hacía en riguroso directo: no existía un sistema para grabar la programación.

Únicamente el NO-DO inmortalizó algunos instantes de aquellos artesanales primeros pasos.

El solar, muy cerca del Santiago Bernabeu, se convertirá en codiciados pisos.

Ahora, tras años en desuso y sólo habitado por palomas, el primer edificio de TVE desaparece después de ser adquirido en subasta pública por Martell Investments, que realizó una oferta de 10,8 millones de euros por la superficie en 2015.

En los últimos años, TVE también se deshizo de los cercanos Estudios Buñuel, con el plató más grande de la televisión en España.

La inmobiliaria Pryconsa compró esta factoría de televisión por 35,27 millones de euros para, en su lugar, levantar un complejo de viviendas de lujo que se encuentran actualmente en construcción.

Mucho ha cambiado TVE desde que comenzó a retransmitir en este pequeño chalet que se transforma en escombros estos días.

Desaparece el lugar donde miró por primera vez a cámara Laura Valenzuela, sin ser demasiado consciente de que ese electrodoméstico mágico llamado televisor iba a cambiarnos para siempre.