Comienzan las obras para el desmontaje y soterramiento de la línea de media tensión que afecta a viviendas del Valle de los Rosales con una inversión cercana a los 80.000 euros.

El Ayuntamiento de Brunete ha gestionado con la empresa Iberdrola Distribución Eléctrica el desmontaje de la línea de media tensión cuyo recorrido aéreo afecta actualmente a diversas viviendas familiares ubicadas en la urbanización del Valle de los Rosales, al atravesar sus parcelas, para proceder al soterramiento de la misma modificando el trazado de forma que discurra por las vías públicas: calle Geranios, calle Orquídeas y calle Violetas.

Según explica el alcalde de Brunete, Borja Gutiérrez: “Desmontar esta línea de tensión para su soterramiento, modificando la parte de trazado que afecta a viviendas particulares supone el cumplimiento de un compromiso de mi equipo de gobierno con las familias afectadas, ya que el tendido eléctrico cruzaba sus parcelas, incluso existían puntos de apoyo en algunas de ellas”. “Por seguridad, por salud y por la mejora indiscutible del entorno, consideramos que este proyecto de reforma de la línea de media tensión, es importante para los vecinos del Valle de los Rosales”, afirma Borja Gutiérrez.

“Supone el cumplimiento de un compromiso de mi Equipo de Gobierno con los vecinos del Valle de los Rosales, por seguridad, por salud y por la mejora indiscutible del entorno”.

El proyecto que cuenta con una inversión cercana a los 80.000 euros, supondrá además, la mejora de la calidad del suministro eléctrico mediante la reforma del tramo de la línea área de Media Tensión, para lo que se desmontarán 24 apoyos existentes, 2.082 metros de conductor aéreo y se sustituirán las celdas convencionales por un nuevo conjunto de celdas compactadas 2L+1P. Se tenderá una nueva línea subterránea que se tenderá por canalización con dos tubos de 160 mm de diámetro y cuadritubo para comunicaciones.

La construcción de una línea eléctrica con unas determinadas características es el resultado de un trabajo de ingeniería previo que proporciona la solución técnico-ambiental más adecuada para cada entorno.

En determinadas ocasiones, cuando las líneas eléctricas de alta tensión pasan por zonas urbanas o industriales, o cuando las condiciones técnicas o ambientales lo aconsejan, estas pueden ser subterráneas. La idoneidad de optar por una línea aérea o subterránea dependerá del resultado del estudio de cada entorno ya que tanto la construcción, la instalación y el montaje como el mantenimiento de cada una son muy diferentes.

Las líneas de alta tensión subterráneas se pueden instalar bajo el terreno en tres tipos de canalización: directamente enterrados en una zanja, en tubos de polietileno rodeados de hormigón y, en casos especiales, en una galería.

El soterramiento de líneas de alta tensión en entornos naturales supone un incremento del impacto ambiental en comparación con una línea aérea, además de las dificultades técnicas y el aumento del tiempo y del coste de ejecución.