Se han amortizado anticipadamente 15 millones de euros más de los previstos, rebajando la deuda viva hasta los 78 millones

El Ayuntamiento de Benidorm ha cerrado el ejercicio 2015 con 78 millones de euros de deuda bancaria, según ha trasladado hoy la edil de Hacienda, Lourdes Caselles, una vez que el área de Intervención ha concluido el documento de liquidación del presupuesto.

Caselles ha explicado que este balance presupuestario “es bueno” y evidencia que “hemos cumplido con nuestro objetivo” de reducir el gasto y de “hacer más con menos”, ya que de los 35 millones de euros que se habían reservado para gastos corrientes finalmente se han consumido 29 millones.

Este año la deuda se reducirá como mínimo en 15 millones más

A estos datos también ha contribuido la mejora de los ingresos previstos vinculada a “la reactivación de la actividad inmobiliaria”, que ha propiciado que la recaudación por el Impuesto de Construcciones, Instalaciones y Obras (ICIO) “casi se haya duplicado”, alcanzando 1.057.000 euros frente a los 560.000 euros que se habían presupuestado. Este aumento de los ingresos también se ha dejado sentir en las tasas, ya que se han ingresado 29 millones por este concepto en lugar de los 25 previstos.

La responsable de Hacienda ha destacado que “debemos sentirnos contentos” de la gestión realizada, ya que se ha podido amortizar 21 millones de euros de deuda viva, “15 de ellos anticipadamente”. De esta forma, la deuda bancaria a 31 de diciembre era de 78 millones de euros, lo que deja el nivel de endeudamiento del Ayuntamiento en el 86,49%.

Caselles ha recordado que “por ley” en 2016 el Ayuntamiento tiene que hacer frente al pago de 7,7 millones de euros de deuda bancaria. No obstante “hemos previsto pagar el doble, 15 millones de euros”, que podrían ser “aún más” si “también se supera este año la previsión de ingresos”. Según, la concejala, este objetivo parece asumible porque “hemos sido muy cautos a la hora de calcular los ingresos”.

Por último, la edil ha incidido en que el Ayuntamiento está pagando en tiempo y forma a los proveedores, incluso reduciendo a la mitad el periodo de 30 días fija la ley. Así, “gracias al trabajo de las áreas de Tesorería e Intervención”, la media de pago a los proveedores es de 13 días, “algo de lo que tenemos que sentirnos muy orgullosos”.