la-iglesia-de-san-anton-de-madrid-celebra-el-dia-de-su-patron-con-la-bendicion-de-miles-de-animales
la-iglesia-de-san-anton-de-madrid-celebra-el-dia-de-su-patron-con-la-bendicion-de-miles-de-animales

El pasado mes de diciembre el Congreso aprobó, por unanimidad, la Proposición de Ley de modificación del Código Civil, la Ley Hipotecaria y la  Ley de Enjuiciamiento Civil, sobre el régimen jurídico de los animales acabar así con la cosificación jurídica de las mascotas.

De esta forma se busca que la Ley ampare el derecho de que las mascotas no sean un bien económico que se puedan llevar y sean dotadas de sensibilidad.

No obstante, para el Partido Animalista (PACMA), que es el mayor partido extraparlamentario en número de votos, la ley, siendo positiva, se queda corta.

Recordó que los animales “seguirán siendo propiedades, se les podrá comprar y vender, se podrán usar en espectáculos y podrán ser explotados, seguirán siendo cosas”. En esa línea, parte de la oposición sugirió nuevas medidas al PP, si realmente va en serio, como la bajada del IVA de los veterinarios, eliminar la declaración de bien de interés cultural de los espectáculos taurinos, suspender las subvenciones a esos espectáculos y prohibir la entrada de niños, o frenar la importación de animales de dudosa legalidad.

¿Qué busca esta Proposición de Ley?

Se quiere conseguir que los animales dejen de ser considerados cosas y que sean reconocidos, jurídicamente, como seres vivos. Busca eliminar la cosificación jurídica de los animales y que estos sean considerados como “seres vivos dotados de sensibilidad”.

La reforma tiene como objetivos, entre otros, “asentar este principio en el Código Civil, modificar la Ley Hipotecaria para impedir que se extienda a los animales y la Ley de Enjuiciamiento Civil, para declarar inembargables a los animales“.

¿Cuál es la situación actual de los animales hasta que se apruebe esta Ley?

Hasta ahora, en España se considera a los animales meras cosas, un “bien mueble” más, que puede ser embargado a su dueño como si fuera un coche o un piso o ser incluidos en herencias sin otra consideración que su valor monetario. Además, y entre otras, la legislación actual no contempla qué pasa con una mascota en caso de ruptura familiar.

Y, con respecto a otros países de nuestro entorno, ¿Cómo estaremos?

Con esta reforma, Españavanza en la dirección de AlemaniaAustriaSuizaFrancia y Portugal, que ya han cambiado la consideración legal de los animales como cosas.

En concreto, se ha optado por las fórmulas más recientes de los Códigos Civiles francés y portugués, por su similitud con el Derecho de la Unión Europea, que prefieren una descripción “positiva” de la esencia de estos seres que los diferencia, por un lado, de las personas y,por otro, de las cosas y de otras formas de vida.

¿Qué medidas contempla esta Propuesta de Ley?

En el Código Civil, junto a la afirmación del actual artículo 333, según el cual “todas las cosas que son o pueden ser objeto de apropiación se consideran como bienes muebles o inmuebles“, se concreta que los animales no son cosas, sino seres dotados de sensibilidad, lo que no implica que en determinados aspectos no se aplique supletoriamente el régimen jurídico de las cosas.

Entre otras, mediante esta reforma se introducen, en las normas relativas a las crisis matrimoniales, preceptos destinados a concretar el régimen de custodia de los animales de compañía,  y se modifican varios artículos del Código Civil relativos al convenio regulador en los divorcios, separaciones o nulidad matrimonial, con el objetivo de añadir nuevos puntos que regulen el destino de las mascotas en el que, según el texto que proponen, debe primar el interés de los miembros de la familia y del bienestar del animal, “pudiendo preverse el reparto de los tiempos de disfrute si fuere necesario”.

Para ello se “contempla el pacto sobre los animales domésticos y se sientan los criterios sobre los que el juez debe tomar la decisión de a quién entregar el cuidado del animal“, así como la posibilidad de una especie de custodia compartida.

… más modificaciones …

También proponen incluir como bienes inmuebles los viveros, palomares, criaderos o colmenas, entre otros hábitats animales, siempre y cuando el propietario los haya colocado o los conserve con el objetivo de mantenerlos unidos a la finca y formando parte de ella de un modo permanente.

En la Ley Hipotecaria se modificará parcialmente el artículo 111 para impedir que se extienda la hipoteca a los animales colocados o destinados en una finca dedicada a la explotación ganadera, industrial o de recreo y prohibir el pacto de extensión de la hipoteca a los animales de compañía.

Se modifica el artículo 605 de la Ley de Enjuiciamiento Civil para declarar absolutamente inembargables a los animales de compañía en atención al especial vínculo de afecto que liga a los animales de compañía con la familia con la que conviven. Una previsión que no impide que las rentas que dichos animales pudieran generar puedan ser embargadas.

Queda mucho por hacer…

Vamos por el buen camino, pero está claro que aún queda mucho por hacer. Los animales forman parte de nuestra vida, nos acompañan, sufren con nosotros, nos quieren, por ello, nuestro tratamiento hacia a ellos debe ser de absoluto respeto y de consideración como seres con derechos, sin restricciones.